c/ Duque de Sesto, 10. Madrid.    912834700

Dalmai Yoga BLOG

Un espacio informativo sobre las novedades de la sala y una invitación a la reflexión y lectura.

¿Yoga para el Parkinson? - 3d render brain by Freepik

¿Yoga para el Parkinson?

El yoga es una de las “terapias alternativas” más beneficiosas para el Parkinson. No lo decimos nosotros, sino la Asociación Americana para la Enfermedad del Parkinson y la británica Parkinsons’ Disease Society. Según sus observaciones, el yoga ayuda a reducir algunos de los efectos más conocidos e incapacitantes de la enfermedad.

Existen diversos síntomas e indicios de que una persona puede estar afectada de Parkinson, entre los que se incluyen la aparición de temblores (a menudo comienzan en las manos o dedos), mayor lentitud a la hora de moverse o rigidez muscular (también en los músculos de la cara, lo que hace que se pierda expresividad y da lugar a la llamada “cara de póker”). También pueden darse la pérdida de movimientos automáticos (reflejos), cambios en el habla o en la letras al escribir o problemas de equilibrio y desajustes en la postura.

Todavía no se han realizado suficientes estudios extensos sobre los beneficios que puede aportar el yoga a los enfermos de Parkinson, si bien la escasa literatura científica existente (por ejemplo, este estudio de 2015, realizado durante 12 semanas), habla de reducción de los temblores, de un aumento de la fuerza vital, de mejoras en la presión sanguínea diastólica y en la capacidad pulmonar expiratoria así como avances positivos en el peso corporal y en los índices de depresión de los participantes.
Otras investigaciones, como la elaborada por el Instituto John F. Kennedy de Dinamarca mostró que prácticas meditativas como el Yoga Nidra generan un aumento de la liberación endógena de dopamina del 65%. Se trata de una aportación de gran valor si se tiene presente que precisamente el Parkinson produce que las neuronas productoras de dopamina de la sustancia negra del cerebro se degeneren y mueran.

Junto a los estudios científicos existen encuestas más informales realizadas entre pacientes. La británica Parkinsons’ Disease Society, como mencionábamos más arriba, descubrió que el 95% de los enfermos que practicaban yoga declaraban sentir algún tipo de mejoría, lo que situaba a esta práctica como la terapia alternativa con mejor puntuación (según informa Guide4living).
Según este mismo artículo, terapias como la acupuntura, la hipnoterapia, la homeopatía o las hierbas medicinales no parecen producir mejorías en esta enfermedad. Sí parecen provechosos el recurso a masajes, el taichí, o la música (musicoterapia, terapias de ritmo y voz…): bien porque ayudan a soltar la tensión de los músculos en el caso del masaje; bien porque ayudan con el equilibrio y la postura (el taichí), o bien porque, en el caso de la música, aportan mejoras en el plano motor, afectivo y de conducta.

Qué aportará el yoga al enfermo de Parkinson

Analizados punto por punto, estos son los aspectos que pueden mejorar con una práctica regular de yoga:

- Movilidad. El paciente puede ver mejorada su capacidad de movimiento, la manera de caminar y la estabilidad.

- Equilibrio. El yoga incluye habitualmente posturas de equilibrio. Se trata de un aspecto importante para estos enfermos, ya que las caídas (y las fracturas que provocan), son frecuentes y son causa del 40% de los ingresos hospitalarios. El incremento de la sensación de seguridad hace que el enfermo, además, se mantenga más activo y participativo.

- Fuerza. En el yoga se trabaja habitualmente con contracciones isométricas de los músculos (el músculo ni se alarga ni se acorta) para sostener las posturas. En el caso de pacientes de Parkinson, se ha visto que hacer yoga fortalecía sus miembros inferiores y esto repercutía positivamente en su estabilidad postural.

- Flexibilidad. Uno de los efectos más visibles de la enfermedad es la rigidez, y por ello incrementar la flexiblidad y el rango de movimiento es tan importante. Se han observado con la práctica mejoras en la flexibilidad y movilidad de hombros y de columna que ayudan a contrarrestar la tendencia a encorvarse de estos pacientes. En las caderas, el aumento de la flexibilidad permite aumentar la amplitud de la zancada al caminar.

- Estado de ánimo y sueño. El efecto calmante del yoga mejora la calidad del sueño, reduce el estrés, enseña al paciente a relajarse y autorregularse y mejora la autoconfianza.

Todos estos elementos pueden encontrarse en una clase habitual de yoga, que, obviamente, deberá estar ajustada a las posibilidades físicas del paciente. Dados los estudios existentes hasta la fecha mencionados más arriba, sería interesante introducir también en estas clases, para que el beneficio sea aún más completo, un espacio más meditativo similar al Yoga Nidra, o bien largas relajaciones, así como el uso de la voz (mantras) y la inclusión de respiraciones rítmicas.


#DalmaiYoga #yoga #parkinson #estudio #temblores #nidra #ayuda


ver todas las entradas del blog

Estamos en:

c/ Duque de Sesto, 10. Madrid.
(pasada la verja blanca, local dcha)
28009 Madrid

Contacto

+34 91 2834700
info arroba dalmaiyoga punto com

Dalmai Yoga "Yoga Físico y Mental"